Portada

Portada

Unidos por un mejor aire

Por: Jorge Bendeck Olivella, presidente de Biocombustibles

Concluyó con éxito la III Conferencia Internacional de Biocombustibles, evento organizado por Fedebiocombustibles que tuvo lugar en Medellín entre los días 28 de febrero y 1 de marzo del año en curso y que significó el encuentro más grande de su tipo en Colombia y la región. Finalizó con el objetivo de seguir estando “Unidos por un mejor aire” a partir del biodiésel y el etanol, dos energéticos renovables cuyo fin principal es generar impactos positivos en los niveles ambiental, de salud y económico.

Como bien dijo el Presidente de la República, Iván Duque, la Conferencia “fue una excelente oportunidad para seguir promoviendo fuentes de energía que contribuyan a la mitigación del cambio climático”. El mandatario resaltó la importancia que tienen los biocombustibles como una valiosa alternativa a los combustibles fósiles en distintos lugares del mundo, demostrando el gran impacto que tienen para enfrentacalentamiento global y en la forma en la que se busca una mejor calidad del aire.

También aseveró que “una mayor comprensión de los biocombustibles y sus posibilidades, nos permitirá avanzar en la estrategia de producir conservando y conservar produciendo”, invitando al sector a acompañar al Gobierno en la transformación energética que se le ha propuesto al país en el Plan Nacional de Desarrollo “Pacto por Colombia Pacto por la Equidad”, debido a la diversificación de la canasta energética que los biocombustibles ofrecen y a la generación de empleo, desarrollo del campo y mejora en la calidad del aire.

Esto hace evidente que este tipo de encuentros son necesarios para conversar sobre soluciones efectivas e inmediatas para mejorar la calidad del aire y de manera paralela impulsar el desarrollo agroindustrial de Colombia.

Para nosotros, desde Fedebiocombustibles, hay tres líneas de conversación que en conjunto con el Gobierno hay que recorrer: la primera, tiene que ver con la gestión del Estado en materia de calidad del aire, sensibilizando a todos los colombianos sobre los riesgos que la mala calidad de la atmósfera respirable acarrea; la segunda, fundamentada en la priorización de los biocombustibles en una canasta de combustibles líquidos baja en carbono para el sector transporte y, la tercera, relacionada con la formulación de un plan de incremento de mezclas, desde la política pública, con mecanismos regulatorios que garanticen su cumplimiento y la participación de la producción nacional en el mercado de manera simétrica y equilibrada.

Por su parte, María Fernanda Suárez, Ministra de Minas y Energía, quien instaló el Foro por la Salud Ambiental de Medellín y el Valle de Aburrá, uno de los espacios de la III Conferencia, afirmó que el evento cobró una mayor relevancia todavía, teniendo en cuenta las oportunidades de mejora que tiene la capital de Antioquia, lugar en el que se realizó, en cuanto a la calidad del aire respecta. Sostuvo que la inversión en la diversificación de la matriz energética tendrá $1.500 millones de dólares destinados a impulsar las energías limpias dentro de las que se encuentran los biocombustibles.